Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de cookies.

Tu Bienestar

Consejos cotidianos para aumentar la motivación

Eva Tomás

Eva Tomás

Monitora deportiva profesional. Nº colegiada: 001459

Hacer un nuevo y diferente proyecto nos emociona y nos obliga a salir de nuestra zona de confort. Es duro y algo incómodo al principio, ya que hay muchísimas preguntas e incertidumbre en el aire, pero es muy gratificante y enriquecedor poder pensar y lograr cosas que no nos veíamos capaces de hacer.

Interpretar lo que vas a hacer de forma lógica y racional es el primer paso para aumentar tu nivel de seguridad y confianza. Hay muchísima gente que está deseando empezar con un deporte, comer de forma más sana o alcanzar cualquier otro objetivo, pero las preguntas negativas hacia uno mismo, la inseguridad y el miedo les impiden llevar a cabo sus planes. Deja a un lado el "no voy a poder", "se van a reír de mí" o "ya no tengo edad" y lánzate a por ello. ¡Recuerda que el primer paso no te lleva a dónde quieres llegar, pero te saca de dónde estás!

¿Nunca has pensado en que te gustaría aprender idiomas o informática, hacer nuevas amistades, iniciarte en el mundo del running o aprender a bailar? ¡Nunca es tarde para hacerlo, lo único imprescindible es la fuerza de voluntad! Para lograrlo puedes apuntarte a una academia de inglés, hacer un curso de informática para personas mayores o practicar actividades deportivas guiadas como yoga, aquagym, tai-chí o pilates que te permitan relacionarte socialmente y salir de tu zona de confort. Anímate a relacionarte con nuevos compañeros para sentirte mucho más comunicado y respaldado, ¡es mucho más divertido!


Cuando vayas a hacer actividad en compañía y no conozcas a nadie te recomendamos que:

  • Saludes cuando entres en una clase con un grupo nuevo: solamente el hecho de decir "buenos días", "buenas tardes", "¿qué tal?", "¿cómo estáis?" te puede ayudar a establecer contacto y a entablar una futura conversación con los miembros de este nuevo grupo social. Hay mucha gente que ha dejado de hacer este tipo de actos y no hay que olvidar que saludar es una muestra de educación e interés sincero hacia otra persona. 
  • Entiendas que nadie te mira mal. Hay personas tímidas, estresadas, ansiosas, con problemas personales... y puede que su comunicación no verbal no invite a acercarse a ellas, pero tú no eres la causa de su cara de pocos amigos. Si limitas el contacto con ellos reducirás mucho el número de personas con las que poder relacionarte.
  • Te acerques a la gente y trates de compartir temas sencillos que no sean conflictivos. Puedes hablar de muchos temas, pero NO de religión o política, salvo que sea un tema que ya haya mencionado la otra persona. Se trata de puntos habituales de conflicto y no conviene romper el hielo hablando de ello. 

 
Las relaciones personales pueden ser una gran fuente de satisfacción, disfrutar de ellas depende de cada uno de nosotros. Si carecemos de la habilidad para hacerlo podemos entrenarla igual que entrenamos en cualquier deporte. Tener amigos y apoyo es parte del bienestar y de la salud mental de las personas.

Consejos para aumentar la motivación

¿Eres una de esas personas que confía poco en sus posibilidades, que cree que es demasiado mayor para conseguir algo? Si es tu caso, es un buen momento para recordarte esa frase que dice que "la vejez comienza cuando el recuerdo es más fuerte que la esperanza". Si no quieres envejecer, esfúerzate en mantener vivas tus esperanzas. 

¿Cómo puedes hacerlo? Te damos algunos consejos:

  1. Plantéate objetivos alcanzables, metas realistas a corto plazo que te permitan ir comprobando tus progresos para conseguir mantener tu motivación.

  2. Evalúate cada poco tiempo. Por ejemplo, mide cuánto tardas el primer día en recorrer una distancia corriendo, nadando o en bici, o cuánto tiempo has caminado esta semana o este mes. Esto lo puedes repetir mensualmente o cada dos meses.

  3. Busca gente para compartir tus aficiones. Si lo compartes con amigos el ejercicio te resultará más divertido y además no tendrás tantas excusas para no ir.

  4. Comparte tu experiencia a través de las redes sociales. Compártela con amigos, familiares y, sobre todo, redes sociales. Seguro que la gente te irá siguiendo en tus perfiles de Facebook, Twitter, Instagram... ¡y te animarán a seguir progresando! 

  5. No seas demasiado duro contigo mismo. Sé flexible, no te castigues si no has podido hacer todo el ejercicio que tenías planeado. Si el deportes o la actividad que haces para ti es muy duro o difícil, no podrás seguir, a la larga se te hará muy pesado y al final lo dejarás. Siempre debes disfrutar con lo que hagas, ¡es la clave!