Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de cookies.

Tu Bienestar

¿Qué alimentos debo evitar si soy celíaco?

Cristina Lafuente Gómez

Cristina Lafuente Gómez

Dietista-nutricionista de Alimmenta

¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía es una enfermedad que causa una intolerancia permanente al gluten, una proteína, presente en algunos cereales como el trigo, que cuando entra en contacto con las paredes del intestino de una persona celíaca le causa daños. Los daños más habituales son inflamación y atrofia de las paredes del intestino que afectan a su funcionamiento normal, dificultando la absorción de nutrientes.

Se estima que un 1% de la población padece celiaquía y es más frecuente en hombres que en mujeres. Los síntomas varían mucho entre las personas, y puede ser que incluso no sufra ninguno. Los más comunes son los intestinales como diarrea o estreñimiento, debidos al daño local, pero también puede tener otros síntomas a consecuencia de la mala absorción de nutrientes: anemia, osteoporosis, carencias de vitaminas y minerales… Incluso puede producir enfermedades inmunológicas asociadas: dermatitis herpetiforme, diabetes, tiroiditis u otras alergias e intolerancias.

 

Tratamiento de la celiaquía

El tratamiento de la celiaquía se basa en excluir totalmente el gluten de la dieta para siempre. Así que, de entrada, habrá que evitar los cereales que contengan gluten: el trigo, la cebada, el centeno, la avena, la espelta, el kamut o el triticale.

Aunque puede parecer una tarea sencilla, no lo es. El problema que encuentran principalmente las personas con celiaquía es que el gluten se puede encontrar en alimentos industriales que no tienen nada que ver con dichos cereales, ya que se usa como espesante en muchos productos.

En el siguiente listado se clasifican los alimentos según su contenido en gluten. Es una lista orientativa:

Atención a la contaminación cruzada

Uno de los problemas más comunes de los celíacos es la contaminación cruzada. En este caso, por contaminación entendemos la presencia de gluten en alimentos que no deberían contenerlo, debido a una mala manipulación. Es decir, si se utiliza un utensilio, como por ejemplo un cuchillo, para cortar pan con gluten y luego se utiliza el mismo utensilio para cortar pan para un celíaco, se estará traspasando gluten a través del cuchillo.

Así que es muy importante que no se utilicen los mismos utensilios ni superficies de trabajo para cocinar alimentos con y sin gluten para una persona celíaca, o bien limpiarlas adecuadamente entre uso y uso. Lo más recomendable es tener utensilios diferentes que se puedan distinguir fácilmente, por ejemplo con colores diferentes.

Y no olvides el agua, los aceites para cocinar o pequeños electrodomésticos como batidoras o tostadoras.

 

Atención a las etiquetas

Tal y como ya hemos mencionado, para llevar una dieta totalmente libre de gluten, además de conocer bien los alimentos que lo contienen, es imprescindible leer el etiquetado de cualquier producto que se vaya a consumir. La industria está obligada a incluir información clara sobre el contenido de gluten de sus productos, de manera que se puede leer “sin gluten” o bien el símbolo de la espiga, por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que a menudo no es el mismo celíaco el que elabora sus propias comidas, así que no hay que olvidar informar siempre de la condición de celíaco allá dónde se vaya: restaurantes, comedores, amigos, hospital…

Las recomendaciones generales cuando se come fuera de casa son: avisar que somos celíacos, priorizar el consumo de productos naturales que no puedan contener gluten, evitar los fritos (si no te aseguran que se han frito con harina sin gluten y en aceite limpio) o panes tostados (si no te aseguran que han utilizado una tostadora limpia).

 

Dieta equilibrada

Finalmente, hay que tener presente que cuando se hace una dieta restrictiva en algún grupo de alimentos se debe prestar más atención que nunca en asegurar que se sigue haciendo una dieta equilibrada, completa y saludable. 

Las personas celíacas reducen mucho su consumo de alimentos feculentos al eliminar los cereales y sus derivados. Hay que procurar sustituirlo por otras harinas y otros derivados sin gluten, arroz, maíz o patata (y otros tubérculos). Sino es probable que la ingesta energética sea demasiado baja.

Se puede acceder a información actualizada en asociaciones de celíacos como la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE).