Política de cookies

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies; puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra página web en la sección de Política de cookies.

Noticias

08/02/2018

Consejos para evitar el sedentarismo en invierno

¡Que el frío no sea una excusa!

Sandra García Castañeda

Sandra García Castañeda

Psicóloga del Instituto Barcelona de Psicología

Las nuevas generaciones de mayores han derrumbado los clásicos y obsoletos modelos de envejecimiento: asisten a talleres y cursos en centros cívicos, universidades u organizaciones de barrio, están activos en sus redes sociales, renuevan sus proyectos y objetivos vitales, organizan planes con amigos y practican diversas actividades al aire libre.

Sin embargo, los días fríos a veces nos acobardan para realizar depende qué actividades por miedo a enfermar, entre otras causas. En inverno se suele salir poco de casa, apetece estar en el sillón o sofá bien abrigados, ¿verdad? No obstante, el encierro, el aislamiento y la inmovilidad excesiva no son buenos aliados de la Tercera Edad.


Actividades para que el frío no te paralice

¿Sabías que las articulaciones y los músculos que no se trabajan se endurecen? Esto puede llevar a que cada vez nos sintamos más torpes. Por ello, vamos a recomendarte algunas actividades y planes para levantarte del sofá y que el frío no te paralice:



Pasear

No renuncies a pasear. Abrígate bien y sigue con tus paseos. Además, en cuanto empieces a andar la temperatura de tu cuerpo aumentará y sentirás mucho menos frío. Intenta escoger las últimas horas de la mañana o las primeras de la tarde, puesto que el sol te calentará más y podrás disfrutar de más luz.

Si el tiempo te lo pone difícil y en tu lugar de residencia llueve mucho o hace excesivo frío, ¿por qué no caminar por dentro de casa? Un ejercicio sencillo sería hacer un recorrido por cada estancia de tu casa. En cada habitación, da 5 vueltas a tu ritmo y pasa a la siguiente. Si te parece aburrido o monótono, pon la radio o algún disco que te guste e intenta seguir el ritmo de la canción.

Mover el cuerpo

Mueve el cuerpo. Realiza actividades en tu casa en las que sea necesario usar los miembros superiores e inferiores de tu cuerpo. Algunos ejemplos serían: ordenar la ropa de tus armarios, limpiar los cristales, las estanterías o las lámparas, trabajos de carpintería o pintura, etc.


Evita el aislamiento

No te aísles. El mal tiempo y el frío nos condiciona, a veces es inevitable acomodarnos y quedarnos en casa. Lo malo es que con ello puedes acabar sintiéndote solo en algún momento, prescindiendo del contacto con otras personas y perdiendo la insustituible alegría que supone la compañía. Mantén visitas con la familia o amigos y si ellos lo tienen más fácil para acudir a tu domicilio, organiza una merienda o reunión y que sean ellos los que se desplacen. Del mismo modo, podéis organizar en casa de otras amistades una tertulia, partida de juegos de mesa o sesión de cine.


Practica actividades en espacios cerrados

Practica actividades en espacios cerrados. Salir fuera de casa no tiene por qué significar pasar frío y tener que lidiar con viento o lluvia. Hay muchísimas opciones a tener en cuenta para practicar alguna actividad fuera de casa y sentirnos de igual modo cómodos y calientes. A continuación te proponemos 3 planes que puedes llevar a cabo:

  • Ir al cine o al teatro. Ver una película en casa bajo la manta es tentador,¿pero qué tal si al menos un día intentamos ir al cine? El día del espectador suele ser mucho más barato y si escogemos ir a la primera sesión de la tarde, seguramente no nos encontremos ni con tanta gente ni con colas y esperas.

  • Apuntarse a un curso o taller. Es muy probable que en tu localidad o barrio haya centros cívicos o escuelas donde se impartan cursos y talleres para gente mayor. Puedes ir directamente o pedir información si llamas por teléfono. Es una buena manera de estar en contacto con otras personas, aprender una nueva actividad y pasar momentos divertidos durante estas semanas de frío. Además, tener un compromiso y objetivos concretos, hará que nos sintamos más motivados y enérgicos.

  • Hacer un voluntariado. Ofrecer nuestro tiempo libre a personas que lo necesitan es siempre reconfortante. Existen muchísimos programas diferentes de voluntariado, seguramente alguno se adapte a tus intereses y disponibilidad: desde ser formador en corte y confección, cocina, carpintería, mecánica... hasta simplemente pasar tiempo con gente que lo necesite (en residencias, en sus domicilios, etc.). Sentirnos de utilidad para alguien e invertir tiempo en fines altruistas, hará que sientas una gran satisfacción.

Mantenernos activos es fundamental para mantener la salud y el buen ánimo
. Esto es importante a cualquier edad. Sin embargo, tiene especial relevancia en personas mayores. Nuestro ritmo de vida suele cambiar en invierno, pero eso no significa en absoluto que debamos permanecer inmóviles y encerrados en casa. De hecho, lo más recomendable es que se sigan realizando las actividades cotidianas en la medida de lo posible. Las actividades físicas, recreativas y sociales en las personas mayores serán fundamentales para el bienestar general de estas, tanto física como emocionalmente.